ESTILO PERRITO

 

 


Animación por cortesía de SexInfo101.com Si no logras visualizar la animación, deberás seleccionar en tu navegador la opción "Permitir contenido bloqueado", para que se ejecute correctamente el script

¿Por qué te va a gustar?

 

Esta es una posición bastante popular y ampliamente comentada. Pero, ¿sabes todo acerca de ella?

Esta postura es deliciosamente primitiva. Permite una penetración profunda y controlada, así que es ideal para penes de todos los calibres: los penes grandes pueden ser controlados en profundidad, por lo que vas a poder estar tranquila; mientras que los penes más pequeños pueden lograr una penetración total, cosa que te dibujará una sonrisa de oreja a oreja.

Pero, además, hay algo especial y particular con los penes pequeños, y es que puedes recibir un estímulo adicional increíble.  Cuando la penetración se hace profunda, el choque de los testículos contra tu pared vaginal frontal, hará que muy probablemente alcances un orgasmo extra intenso, dado que esa región goza de altísima sensibilidad. Por razones como ésta es que hombres modestamente dotados resultan ser excelentes amantes.

Pero no solamente tú lograrás un orgasmo de alta intensidad: tu hombre también. Los testículos son poderosamente sensibles y, por tal, con cada nuevo ingreso se verán deliciosamente estimulados. Además, tu hombre podrá usarlos para jugar con tu clítoris, rozándolos delicadamente de lado a lado, mientras sostiene una penetración profunda durante algunos segundos.

Aunque el Estilo Perrito goza de un gran éxito dentro del público masculino, algunas mujeres necesitan algo de tiempo para abrirse a él, debido a la falta del contacto cara a cara. Sin embargo, es posible hacer de esta ausencia visual no un problema sino una oportunidad. Aprovecha este momento para poner a volar tu imaginación y sumergirte en lo más profundo de tus fantasías. Te aseguro que, una vez que lo hagas, sentirás una fuerte tentación hacia esta postura.

Si te gusta el juego de los roles, en esta posición tu hombre definitivamente  jugará un papel dominante, mientras que tú estarás absolutamente sumisa y vulnerable. Todo lo contrario respecto a otras posiciones, como la del Rodeo por ejemplo, donde tú eres quien manda.

El Estilo Perrito es una postura que  indudablemente  la mayoría de los hombres queremos tener en nuestro repertorio, pues no solamente nos permite un excelente desempeño por la posición misma, sino que también nos da una perspectiva visual fabulosa del jugueteo del pene dentro y fuera de la vagina, elevando de manera increíble nuestra efervescencia y encausándonos hacia un orgasmo alucinante.  Más detalles en El Mapa del Placer Masculino

Recuerda que el efecto boomerang en el sexo se da de manera natural: Si logras hacer sentir bien a tu hombre en la cama, motivas a que él quiera hacerte sentir bien a ti, y viceversa.

¿Cómo hacerlo?

 

La versión clásica del Estilo Perrito es muy sencilla.

Tú deberás ponerte, literalmente, en cuatro…  como un perrito.

Tu hombre se arrodillará por detrás de ti y buscará la penetración.

El proceso peneano penetrativo en esta postura corre por cuenta de ambos. Tu hombre deberá tener un perfecto dominio de su pelvis manteniendo un armónico movimiento hacia adelante y hacia atrás. Y tú deberás moverte en espejo al movimiento de tu hombre, es decir, deberás llevar tu cuerpo hacia atrás cuando él lleve su pelvis hacia adelante y viceversa. De este modo, van a conseguir una perfecta sincronía penetrativa.

Variaciones

 

Hay muchas variaciones directas. Algunas de las más comunes son:

1. Desde la posición Estilo Perrito puedes llevar tus brazos hacia atrás y acostarte sobre un lado de tu cara y parte del pecho, con la libertad de relajar por completo los brazos, mientras tu hombre de rodillas sigue haciendo festín por detrás.

2.  Tu hombre puede ponerse de pie sobre el suelo y tú en la posición de Estilo Perrito en el borde de la cama, buscando quedar a nivel para continuar con la penetración.

3. Puedes ponerte en el suelo de rodillas, pero con la parte superior de tu cuerpo sobre la cama. Tu hombre deberá buscar la penetración arrodillado en el suelo.

4. Pueden ponerse de pie los dos a la vez, manteniendo la penetración [Guardaespaldas]. A continuación, puedes inclinarte hacia adelante hasta que tus manos toquen el piso [Trencito]. Esta última posición permite una penetración muy profunda.

Buscando una mejor sexualidad para ti

 

Tu amigo,

Fernando Bonafede

 

intercambio de links