VAQUERA

 

 


Animación por cortesía de SexInfo101.com Si no logras visualizar la animación, deberás seleccionar en tu navegador la opción "Permitir contenido bloqueado", para que se ejecute correctamente el script

¿Por qué te va a gustar?

 

Si te encanta ser dominadora, dueña y señora, esta posición la tienes que probar. Tendrás todo bajo tu mando. Tu hombre será como tu juguete sexual.

La postura Vaquera te permitirá un absoluto control sobre la profundidad de penetración, el ángulo y la velocidad, combinación imprescindible para una perfecta estimulación de tu punto G. Podrás lograr que el pene apunte directamente hacia tu pared frontal, por lo que encontrar aquel lugar donde explotas de placer será una tarea excitante y divertida. Inclínate un poco hacia atrás para focalizar el objetivo.

En esta postura también lograrás una estimulación increíble de tu clítoris, inclinándote esta vez hacia adelante. Si quieres que tu hombre desarrolle la dinámica penetrativa por ti, entonces levántate un poco y permite que él pueda poner a funcionar sus piernas y su pelvis. Esto te va a encantar.

Tu hombre tendrá sus manos libres para jugar, acariciar y estrujar tus pechos. Podrá incluso aproximarse a ellos para lamerlos, chuparlos y lograr aquella conexión de placer que consigue enardecer todo tu cuerpo.

Pero no sólo tú disfrutas. Él también lo hace y en grande. Esta postura le permitirá saborear sensaciones exquisitas. Experimentará una penetración realmente excitante con una visual fantástica. Podrá ver como su pene desaparece dentro de tu vagina mientras tú haces todo el trabajo. Además, incorporando aquella técnica que describo perfectamente en El Mapa del Placer Masculino, lo pondrás literalmente a ver estrellas.

Esta postura definitivamente será todo un festín para él y para ti.

¿Cómo hacerlo?

 

Tu hombre deberá acostarse boca arriba, inicialmente con las piernas extendidas. Algo bastante relajado para él. Eso sí, deberá tener su pene como para izar bandera. Es una postura que normalmente no nos favorece para promover la erección, así es que lo ideal será que entre bien armado a la faena, cosa que tienes que lograr de antemano.

Luego deberás montarlo, cual vaquera en su corcel, de frente, entrando de rodillas y descendiendo sobre su pene para buscar la penetración.  Así de fácil.

Es una postura que no requiere nada extraordinario. Lo único: buena disposición y un trabajo de excitación previo.

Será mejor que hagas buen uso de la posición ventajosa que te otorga esta postura. Recuerda: buen movimiento pélvico, un sube y baja controlado, y variedad en la penetración.

> Experimenta inclinar tu cuerpo hacia adelante y luego cambia hacia atrás.

> Busca diferentes puntos de estímulo sobre tu pared frontal.

> Varía la profundidad, el ángulo y velocidad de penetración.

Sugerencias

 

El conocer tu cuerpo y tus movimientos va a facilitar y hacer altamente emocionante y grato cada encuentro sexual que tengas. En la postura Vaquera, en particular, tú tienes el control total, por lo que esto que te digo es fundamental.

Te sugiero que aprendas a mover bien tu pelvis y a tomar conciencia de ello. Si resultase necesario acudir a algún lugar especializado donde puedas aprender esto, ya sea un gimnasio, una academia de danza o de expresión corporal, no lo dudes y asiste. Te vendrá muy bien.

Otra cosa: los estímulos de excitación previa, tanto para esta postura como para la gran mayoría, resultan definitivos, así es que vuelve y lee detenidamente tu libro El Mapa del Placer Masculino, mira recurrentemente las imágenes y memoriza cada punto de placer. La memoria visual está comprobado que funciona.

Buscando una mejor sexualidad para ti

 

Tu amigo,

Fernando Bonafede

 

intercambio de links